Gisselly Landazuri, saltos de oro

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

 

Por Prensa Ider

 

Luce delgada y algunos músculos que afloran en sus brazos y piernas evidencian fortaleza, pero su contextura física general no coincide propiamente con el prototipo que reseñan libros y revistas sobre las grandes deportistas.  Es Giselly Andrea Landázuri, una atleta de altos quilates que sigue cosechando triunfos en representación de Cartagena y el departamento de Bolívar.

 

Nació en el Valle del Cauca, pero vive en Cartagena desde que tenía tres años, cuando llegó con sus padres Idelfonso Landázuri y María Parra, buscando un mejor futuro, que le ha sonreído con el deporte.

 

Estudió en el colegio Comfenalco, donde se inició en el atletismo de la mano del profesor Manuel Díaz; luego el entrenador cubano Loisan Acosta le guío por la modalidad de salto alto y triple.  A lo largo de su carrera deportiva ha entregado títulos suramericanos juveniles, sub23, medallas en Iberoamericanos, panamericanos y juegos nacionales.    

   

Giselly ganó recientemente la medalla de oro en los nacionales de mayores en salto triple en Ibagué, y tiene como objetivo alcanzar el cupo a juegos olímpicos Tokio 2021, dónde ya sus compatriotas Catherine Ibargüen y Yosiris Urrutia tienen su tiquete asegurado. 

 

La bella atleta morena está motivada y con muchas ganas de triunfar en las próximas competencias; busca el nivel más alto en representación del país. El talento y pasión son sus potenciales para conseguir los triunfos, así lo ha demostrado a nivel nacional e internacional en todas las categorías.

 

Perseverante y luchadora, Giselly es profesional en política y relaciones internacionales con especialidad en gerencia de proyectos de la Universidad Tecnológica de Bolívar, y en la actualidad adelanta una maestría en cooperación internacional para el desarrollo, estudios que ha combinado con sus 15 años de carrera deportiva.

 

Desde septiembre del 2020 trabaja con el Instituto Distrital de Deporte y Recreación-IDER- en el Observatorio de Ciencias Aplicadas al Deporte, la Recreación y la Actividad Física, donde impulsa el proyecto “aplicación de ciencia y tecnología”, que incluye entre sus productos la red de conocimientos, el centro de pensamiento y semillero de investigación científica.    

 

Tiene la certeza de que la tecnología influye en la preparación deportiva; lamenta que algunos países superan al nuestro en este aspecto, y asegura que el acompañamiento nutricional y la biomecánica son fundamentales. "No solo se trata de comer sino de trabajar con las ciencias aplicadas al deporte, mientras los otros tienen más ciencias nosotros tenemos el corazón', explica.                

 

Esas convicciones inciden en su auto cuidado y exigente preparación, como lo demostró una vez más al superar un largo periodo de inactividad por efectos de la pandemia, y volver a brillar en las pistas. “Después de un año y medio sin competir, está medalla ganada en el nacional de mayores en salto triple es muy gratificante para mí y mi entrenador. Por eso necesitamos seguir compitiendo para llegar a un nivel mucho más alto”.     

 

Hoy Gissely Landazury es un ejemplo para los colombianos trabaja, estudia, entrena, comparte con su familia y triunfa. Aprendió de su madre que la única forma de salir adelante es luchando y nunca para de hacerlo.

 

Entre sus propósitos están la transformación y cambios en las comunidades a través del deporte como herramienta de inclusión social.         “El deporte me enseñó un nuevo mundo, nueva cultura, gracias a él cambio mi vida; los jóvenes necesitan ver eso como diferentes actividades y ver unas habilidades que no las encontramos en la academia sino en la casa y en la vida; es más fácil trabajarlas desde el deporte, a veces no siempre ganamos y desde el deporte podemos fortalecer las habilidades que necesita el mundo”, dice con seguridad.   

 

El IDER siente satisfacción y orgullo de contar entre su equipo humano con un gran talento como Gissely Landazuri, quien, además de aportar sus conocimientos y habilidades a la construcción de políticas públicas para el fortalecimiento del deporte, la recreación y la actividad física en Cartagena, sigue, con maravillosos saltos, tapizando en oro su carrera deportiva, brindando nuevas glorias a la ciudad y al país.