“No somos los mismos y no todos estamos completos”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un año después de vivir con el coronavirus 

"No somos los mismos y no todos estamos completos"

_Entrevista con el epidemiólogo del DADIS, Julio Benavides Osorio._

 

“La vida, no solo para mí, sino para todos ha cambiado, partiendo que ya muchos no somos los mismos y no todos estamos completos”. Así describe Julio Benavides Osorio, epidemiólogo del DADIS, cómo ha sido su relación con ese virus mortal que parece no querer irse y tiene en jaque al mundo entero.

A sus 33 años le tocó enfrentar esta pandemia, al igual que varios compañeros de la División de Salud Pública de la autoridad sanitaria del Distrito.  A sus padres los ve cada dos meses, cuando puede, porque tienen enfermedades de base, y en la semana se contacta con ellos por videollamadas.

Lee, estudia, comparte con otros homólogos y analiza a diario cómo es el comportamiento de la COVID en Cartagena y así suministrar información en tiempo real al Instituto Nacional de Salud, INS.  Es un convencido de que el autocuidado es el mejor remedio, mientras se logra esa inmunidad de rebaño. En entrevista con la Oficina Asesora de Prensa y Comunicaciones manifestó que el fin de la COVID en el mundo no está tan cerca como todos soñamos.

 

 ¿En este momento, cuál es la situación que está generando aumento de casos?

 _Definir causa o efecto principal es muy difícil, por la circulación activa del virus. La enfermedad tiene un ciclo normal, que va en promedio de 2 a 2,5 meses y un periodo de valle o estabilidad aparente, aproximadamente, de unos dos meses.

 

Su comportamiento está muy íntimamente relacionado con épocas altas. La primera, de junio – julio, fue temporada de vacaciones, hubo más circulación de personas que no guardaron los distanciamientos y se relajaron en el cumplimiento de las medidas y frecuentaron personas ajenas a su núcleo familiar, y por ello se dio el aumento de contagios en esos meses.

 Muchos de los contagios que se dieron en diciembre, por ejemplo, fueron posteriores a reuniones familiares.

Las personas que murieron en la segunda ola: noviembre – diciembre, fue población mayor a 60 años, y de 40 años con comorbilidades.

 

¿En esta tercera ola, en qué rango de edad se presentan las muertes?

_ A mediados de mes (17 de abril) van 36 muertes, en su promedio personas mayores de 40 años con comorbilidades, sin embargo, el número de personas en cuidados intensivos e intermedios está registrando un aumento en los rangos etarios inferiores a los 40 años, y es lo que enciende las alarmas, porque en la segunda ola no se veía tantas personas, con esa edad, hospitalizadas. Los menores de 40 años no están exentos de sintomatología moderada a severa.

 

¿Han variado los síntomas en las diferentes olas de la COVID?

_Los síntomas han cambiado en el desarrollo de la enfermedad. En la primera ola, junio – julio, los síntomas característicos, en su orden, fueron: fiebre, tos, dificultad respiratoria y la adinamia.

En la segunda ola, cambiaron, y la fiebre dejó de ser uno de los principales signos significativos característicos de la enfermedad y empezó a tener mayor connotación la tos, la dificultad respiratoria cedió; sin embargo, otros síntomas como la cefalea, la adinamia, diarrea y la pérdida del gusto empezaron a ser más frecuentes.

En la tercera ola los síntomas son tos, con aumento significativo presente en el 40 por ciento de la población sintomática, la cefalea, adinamia y la fiebre.

 

¿Cuánto tiempo dura para incubarse el virus?

_El periodo de incubación va de 2 a 14 días, teniendo un rango, aproximado, de 5 a 10 días posterior al contacto estrecho donde se presentan los síntomas. Se puede tener contacto con un positivo y dos días después presentar sintomatología, la variación está en que, aproximadamente el 80 por ciento de la población en el mundo es asintomática. En Cartagena, el 34 por ciento que se contagiaron en lo que va de abril, por ejemplo, son asintomáticos, siendo esta la población que asiste a los servicios de salud, son contactos estrechos de una persona positiva o que fueron producto de algún testeo masivo realizado por las EPS Y DADIS.

 

¿Cuál es la cepa que tiene Cartagena en estos momentos?

_Actualmente, por los estudios que se han implementado en conjunto con el INS y el laboratorio departamental, que es el encargado de hacer el envío de las muestras para la secuenciación genética, se tienen identificados 5 variantes del virus: 3 que obedecen a la variante B1 y 2 a la variante B1.111, que son las que tienen mayor circulación a nivel nacional.

 

¿Sus síntomas son fuertes?

_Son los que están generando la misma sintomatología o características iniciales, porque son las mismas variantes que ingresaron al inicio de la pandemia, pero ahora el INS viene implementando una estrategia de secuencia genómica, con el fin de identificar cuáles son las diferentes variantes que están circulando en el país, teniendo en cuenta que tenemos una circulación activa de personas procedentes de otros países, que de una u otra forma pueden portar una variante de alto interés en salud publica.

 

¿El número de reproducción efectiva cómo está?

_El Rt (Número de reproducción efectiva), se encuentra en 1.3 diario, es decir, por un positivo, se contagian 1.3 personas. El número reproductivo básico, que es el r0 (Número básico de reproducción), para el Distrito está en promedio de 1.6. Dentro de los municipios y departamentos del país, estamos en el promedio. Sin embargo, el Rt está alto, porque lo ideal es que el valor siempre esté bajo de 1.

 

¿Cómo es el día a día para enfrentar este virus?

_Ha sido un trabajo difícil, porque es un enemigo del cual conocemos muy poco, tiene un comportamiento variable. Hoy se dice una cosa y mañana descubren que no es así. Eso ha generado que los entes territoriales tengamos que hacer diariamente evaluaciones. En el DADIS hacemos semanalmente una sala situacional, hay expertos de todo, epidemiólogos, inmunólogos, trabajadores del sector salud, especialistas, internistas, entre otros, donde se hace seguimiento a los indicadores epidemiológicos, la ocupación de camas, el plan de vacunación, y se evalúa el comportamiento que tienen las IPS y el virus.

 

En el DADIS hay un equipo interdisciplinario múltiple que constantemente hace seguimiento de los pacientes que son positivos, un grupo que se encarga de la investigación epidemiológica de campo, los que manejan los indicadores desde la parte de mortalidad, que analizan si el paciente falleció por COVID o por una causa diferente.

 

Se investiga sobre pacientes que ingresan, los que fallecen, su procedencia para determinar si se contagiaron en el Distrito, o fue en otra ciudad. Hay un grupo específico que se encarga de hacer investigaciones epidemiológicas de campo, y con ese fin, detectar si es paciente del Distrito.

 

Recibimos información permanente de los positivos, negativos, sospechosos, muertos. Aquí se trabaja 25/8, toca doblarse para tener oportunamente la información y así los tomadores de decisión puedan, de forma real, realizar acciones con fundamento.

 

¿Hay contacto permanente con el INS?

_En el DADIS se tiene conexión directa con el INS, con quien se trabaja de manera bidireccional. Tenemos contacto con una referente especial para Cartagena.

 

¿El mapa epidemiológico, cómo nació esa idea?

_A nivel nacional se viene implementando, sirve para conocer cada barrio, donde están los pacientes positivos y actuar, y no ha sido fácil por la nomenclatura de las calles, los médicos referencian por puntos de ubicación, y desde el DADIS toca manualmente llenar ese mapa y ubicar donde realmente se presenta ese caso.

Con el INS se implementan acciones, con el fin de codificar los barrios del Distrito y poder tener una homogenización de la información y tener más preciso los barrios donde se han diagnosticado y tener una georreferenciación donde está el mayor número de los casos. La apuesta a futuro es tener una georreferenciación más oportuna y homogénea de los barrios en el Distrito

 

¿Con la vacuna llegamos a la inmunidad de rebaño?

_Hasta ahora la inmunidad que otorga la vacuna esta alrededor de 3 a 4 meses en los estudios realizados, pero definir por cuánto se logra ese periodo de inmunidad es difícil, porque la vacuna es nueva y las variaciones como individuo juegan un papel importante.

 

Desde el DADIS lo que estamos haciendo es cruzar información de esos pacientes que se han vacunado, para conocer cuál es ese periodo de inmunidad. Eso permite determinar cuando hay un rebrote, cuando tenemos que estar en alerta con una población específica.

 

¿Hay COVID para rato?

_Lamentable sí. Es lo que se ha evidenciado en diferentes países, con la variación de que esa severidad puede ir disminuyendo, eso, si no existe la inclusión de una variante nueva que tenga mayores efectos como la cepa brasilera, o la británica. Si vemos, el país inicial donde se presentó el primer contagio en Wuhan, China, en este momento están bien, no tiene la severidad que presenta Brasil, pero eso está asociado al ámbito cultural y la rigurosidad con el que ellos implementaron sus medidas y se apropiaron. Ellos dijeron: listo, si nos vamos a aislar, nos vamos a aislar, si nos vamos a cuidar es a cuidar y contrarrestemos juntos esta dificultad, y eso se llama disciplina.

 

¿La mejor medicina?

_Farmacológica, es la vacuna. Para todos los virus, la medicina farmacológica es la vacunación, y es la que podría reducir efectos adversos y la capacidad de contagio, y la no farmacológica, es el cuidado, usar el tapaboca, lavado de manos, distanciamiento social. Las personas deben tomar conciencia que son las únicas medidas que otorgará esa inmunidad, o ese corte de los contagios en todo el país.

 

 

CIFRAS (A CORTE 17 DE ABRIL)

Fallecidos totales: 1079

Fallecidos en abril: 36

Total contagiados: 62587

Activos: 1.208

Recuperados: 60.154